Arrancadme el corazón y la razón y permitidme que repose en el mar de la locura