Y llorar y llorar.

Lloro cuando cocino y lloro cuando veo la televisión.

Lloro cuando como y estoy en el ordenador.

Lloro cuando sueño y cuando despierto.

Lloro porque tengo motivos, lloro aunque no los tengo.

Lloro y lloro