La tensión se acumula, crece, es como un nudo, que cuanto más se tira más apretado queda. De repente, sin previo aviso la tensión llega a un límite y el nudo se deshace, como helado derretido.