En un futuro no muy lejano nos preguntaremos cómo hemos llegado a donde estamos.

Estoy convencida de que se aproximan tiempos negros y nos tocará enfrentarnos a los reproches, y lo que es peor, a la realidad de estar sumidos en la desesperación. Suena apocalíptico, pero es que pinta regular. Desde Trump, a Bolsonaro, desde Lepen a Abascal. Con la realidad del calentamiento global, rodeados de plásticos y extinguiendo animales. Cerrando los ojos ante los ahogados en el Mediterráneo, volviendo la esclavitud a Libia y consintiendo el genocidio en Yemen.

¿Será que cada vez somos menos seres humanos?. Hace poco asistí a un debate en twitter donde hubo quien, en el caso hipotético de que se produjera un incendio, no sabía si salvar a su perro o a un niño ¿en serio? ¿la evolución era esto?.

Lo peor de todo es que no sé qué hacer, cómo cambiar las cosas, así que acepto visiones positivas y consejos.