A veces las relaciones son como la Segunda Guerra Mundial y se acaba en uno de los frentes antes que en los otros.