Hacía mucho que no escribía y tengo miles de excusas, principalmente trabajo, pero son todas mentirijilla, al final no escribo porque me da pereza.

He vuelto de mis vacaciones hace poco, y gracias a la maravilla del facebook, he comparado las fotos de este viaje con las fotos del viaje a Tailandia y me veo tan mayor. El tiempo pasa tan rápido y no nos damos cuenta, no me doy cuenta. Parpadeo y tengo arrugas, canas, una panza muy fea y un reloj biológico.

A mi alrededor mis amigas se han casado y están preñadas y yo tengo el mismo trabajo, ya no tengo gatos y he sufrido en mis carnes una subrogación y dos accidentes de tráfico.

Lo único que permanece inalterado en mi vida son mis ganas de viajar, mis deseos de ir más lejos, mi pasión por volar. Me gustan los aviones, me gusta lo que implica que un armatoste que pesa no sé cuántas toneladas surque el cielo.

Desde este pequeño rincón perdido en el ciberespacio quiero pediros que ya que vamos a envejecer que lo hagamos dignamente, disfrutando nuestro camino hacia la muerte.