El título me hace reír, chistes privados que tiene una, personalidades múltiples que caben en este cuerpecito que mi madre parió.

Para mí es el último día de la rotación de esta semana y estoy deseando ir a trabajar para irme ya. He comido demasiado y la verdad es que la idea de lidiar con seres humanos, cuando lo que deseo es echarme la siesta, es todo menos apetecible, pero la niña (yo) tengo gustos caros y vicios que no se pagan solos.

Como trabajadora pringada me da mucha pena la gente que tiene que trabajar los festivos, en serio, no está pagado, me parece mal que las grandes superficies abran ya los domingos en todas partes, sé que mucha gente no estará de acuerdo conmigo, pero tenemos derecho a tener vida, los domingos deberían ser para hacer lo mínimo posible, sólo emergencias.

Queridos lectores y no lectores, tumbaos y tocaos los genitales a dos manos, hacedlo por vosotros y por vuestros compañeros, hacedlo por mi.