Ahhhh los viernes, ese día maravilloso, para los que trabajan no sé en donde, yo soy una pobre pringada que trabaja a turnos.

Llevaba una temporadita bastante baja de moral, así que me he decidido a cambiar algunas cosas para intentar sentirme mejor. Una de esas cosas es aprender un idioma, creo que es un reto, a mi me encanta chapurrear palabros en otros idiomas y a lo mejor me ayuda a desconectar, porque prácticamente lo único que hago es trabajar e ir al gimnasio.

También he vuelto a comprometerme en serio con el gimnasio, ahora que ya no me duele el culo de caerme por las escaleras y que parece que mi espalda va mejor (aunque no pienso abandonar a mi fisio).

La vida es complicada y además la hacemos complicada y supongo que yo en eso tengo un máster, por eso, mi objetivo vital es agotarme tanto que no tenga fuerzas para pensar y tratar de trabajar conmigo misma.

Seguiremos informando.