Ahhh la la magia de internet, la escoria que no quieres que te lea lo hace y el ser humano que deseas que lo haga para que sepa y entienda ni recuerda el nombre de tu blog.

Puto internet y putos blogs.

Me estoy haciendo mayor, o quizás ya lo sea.