Llevo mal los cambios, todos los cambios y que mi súper portátil nuevo haya decidido pasarse a esta caca de sistema operativo me llena de ira y decepción, entre otras cosas porque el itunes no me va, y yo sin itunes no soy nadie.

Voy a ser supervisora, me lo ofrecieron y dije que sí y me estoy haciendo popó, ya sabéis que la confianza en mi misma y yo no nos llevamos bien. Dije que sí porque esperaba que no me pusieran mucho, porque me siento muy halagada y porque es una manera de aprender.

En otro orden de cosas me he comprado un vestido en el que no quepo aún para una boda que tengo en julio. No sé si tengo mucha fe o soy muy gilipollas, por suerte para mi tengo 60 días para devolver el puñetero vestido así que si en un mes no entro en él lo devuelvo y busco otro.

Sé que parece que nada tiene conexión, pero la tiene, soy el hilo conductor, mi vida es un desastre y es caos y en el fondo la de todo el mundo de alguna manera u otra. Supongo que el truco es usar la corriente a tu favor, dejarse llevar por las olas y guardar fuerzas para la tormenta.

PD: me encantaría bailar como una negra.