Cuando no creo en nada me pongo un capitulito de Chicago Fire y la fe vuelve a mi, como cuando leo a Antonio Orihuela.

Supongo que cada cual tiene su forma de evadirse, yo a veces coloreo, antes escribía y antes de la dieta comía chocolate. Todo lo que me gusta es caro, ilegal o engorda. Porque no nos engañemos, raptar bomberos americanos está feo.

En un mundo ideal la gente buena no sufriría tanto.

En un mundo ideal los errores no se pagarían tan caros.

En un mundo ideal el esfuerzo proporciona resultados.

Vivimos en un mundo imperfecto, somos seres imperfectos y por eso, si encuentras algo bueno, tócalo, abrázalo, bésalo y no lo dejes escapar.