Hoy cuando esperaba para entrar en yoga he tenido un pensamiento muy horrible. Es horripilante por lo que dice de mi, una mujer joven y educada criada en una sociedad más igualitaria. Ahí estaba yo sentada, pensando que ojalá estuviera delgada y cómo me gustaría que mi novio se sintiera orgulloso de mi. Es entonces cuando he sentido el impacto. ¿Qué es eso de que mi novio se tenga que sentir orgulloso de mi por mi aspecto físico? ¿tan poco me valoro que para mi es importante que él pueda fardar de novia guapa? ¿no tengo nada más que ofrecer que mi cuerpo? ¿no debería sentirme yo bien con mi aspecto más allá de lo que los demás puedan pensar sobre él?

No necesito que venga ningún hombre a cosificarme, ya lo hago yo solita sin ayuda de nadie. Me convierto en un trofeo, anhelo ser un bonito cuerpo que él pueda exhibir... y entonces vienen las preguntas, si yo, que soy alguien sensibilizada con el tema pienso estas cosas ¿qué piensa la gente que no se pregunta cosas? ¿será capaz la generación de las redes sociales de avanzar o por el contrario daremos pasos atrás para conseguir más "me gusta"?

Quizás debería preocuparme menos por las generaciones venideras y más por mi. Tal vez, debería quitar toda la mierda que tengo en la cabeza y disfrutar más de mi, de mis imperfecciones y de mi vida.