Es curioso como este blog ha sobrevivido, a trabajos, parejas, juegos online, malos momentos, buenos momentos, secuestros de musas, cansancio y agotamiento. Aquí sigue esta bitácora, este diario de mis peripecias, esta ventana a mi.

Mostrarme no me ha salido gratis, hay una gran diferencia entre mi actitud antes de 2009 y después. En ese año un ex novio se dedicó a insultarme por diversas redes sociales y en este blog me comentó deseándome la muerte. A partir de ese momento decidí no compartir este espacio con la gente nueva que entraba en mi vida, ni novios, ni amigos ni compañeros de trabajo ni de viaje. Este sitio en mitad de la nada, es mío, es mi vida, mi historia, mis sueños, mis esperanzas, mis decepciones...

No tengo claro por qué cuento esto, no sé si le interesa a nadie, pero hoy viernes en medio de una rotación de 8 días, tenía ganas de contaros esto.