Confiar es mucho más difícil que amar y exige más esfuerzo.