Mi corazón se ha roto en trozos tan pequeños que en vez de cristales parece que se ha derramado la sal.