Aún no lo sabes, pero te malicias, que vas a pasar el peor momento de tu vida y lo sé porque yo lo he vivido. No eres consciente del vacío que va a quedar ni del duro trance que vas a pasar y lo siento, porque no se lo deseo ni a mi peor enemigo.

Ojalá pudiera protegerte de la que se te avecina, ojalá pudiera hacer algo, lo que sea, pero me tengo que quedar viendo como todo se va a la mierda, a tu lado, esperando que si me necesitas silbes.

Tengo mucho miedo, así que tú debes estar aterrado.

Lo que no sabes pero espero que intuyas es que voy a hacer lo posible por cuidarte, por ayudarte a volver a sonreír... y aunque no sé si lo conseguiré, aquí estaré.