Lo bueno de ser chica es que no está mal visto que llore. Aunque hemos avanzado mucho sigue estando mal visto que un hombre llore y eso es una pena, porque la tristeza cuando se guarda dentro se pudre y nos hace ponernos malitos del corazón.