Lo bueno de todo esto es que por muy mal que vaya todo, siempre queda este rinconcito. Este rincón que es mío y sólo mío y donde puedo decir lo que quiera aunque hiera.

Estoy un poco hasta el c*** de las chinitas que me voy encontrando en el camino, sinceramente creo que no puedo más.