Ser mayor, cuando eres pobre, es hacer eso que no te gusta todos los días, para disfrutar de lo que te apasiona una semana al año.