Hoy he cogido por primera vez el coche desde el accidente de tráfico. He ido tensa y prudente y además me tiraba un poco la espalda. Ahora tengo que ir al aeropuerto, meterme en carretera. A ver qué pasa.

La vida es volver a aprender a confiar en uno mismo, testarse y ponerse a prueba.

Feliz lunes, príncipes y princesas del averno.