Érase una vez un barquito chiquitito, o no, había tres cerditos, espera que me lío, en un lejano reino...

Los cuentos, esas mentiras que tratan de enseñarnos cosas, como cuando nos dejan y nos dicen "no es por ti, es por mi" o esos "que gracioso es tu bebé" incluso "valoramos tu trabajo pero (...)" ¿Dudáis de las enseñanzas de los cuentos del día a día? No deberíais porque aprendemos que el ser humano es mezquino, cobarde y egoista. Ahora vendrán las hordas de optimistas protestando, que sí, que hay gente maravillosa, pero incluso la gente maravillosa actúa de manera mezquina, egoista y cobarde. Somos así, nos equivocamos, la cagamos... nos entra el miedo y pasa lo que pasa.

Ojalá fuera un gato, a ser posible con botas y un final feliz