Vivimos en la época de twitter y de instagram, de la brevedad, del momento ¿quién va a tener tiempo para escribir más de 140 caracteres? más todavía ¿quién va a leerlo?

Suspiro mientras leo esto, porque soy la primera que ha sucumbido, pero es que es difícil. Este blog para mi es algo inmenso y muestra tanto de mi que me aterra que lo descubran. Muestro piel, músculo y hueso, soy yo en estado puro. Mis dramas, mis niñas tristes y mis cajas de galletas.

Siempre quise escribir cuentos pero los cuentos siempre se convertían en pesadillas. ¿Leerá algún día mis historias y se sentirá identificado? ¿Será que hay una parte de mi que no ha crecido?

Mientras haya vida, habrá blogs