Lo que ayer era un jardín hoy es un erial. Las lágrimas son como la lluvia ácida, arrasan con todo. La nada lo ocupa todo y por no haber no hay ni escapatoria.

Quizás en el abismo encuentre un faro o con un poco de suerte me pierda para siempre. Después de todo no soy nada.