Lo malo de vivir, es que nunca sabes si has acertado, ni siquiera al final.