Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

lunes 8 diciembre 2014

De bien nacidos

Gracias por dejarme escapar, por tu cobardía. Sabes que podría haber sido especial, que podría haberte llegado al corazón. Hubiera sido capaz de hacer reír a tu alma, de curar tus heridas.

Miles de gracias por las coces, por la mala vida, por demostrarme lo poco que te importé, gracias por enseñarme las miserias de la vida. Necesitaba ver la inmundicia de tu alma, necesitaba caer.

Tengo que dar gracias porque no acabé contigo y porque aprendí a valorar a quien te quiere. Porque diciéndote adiós pude decir hola al equilibrio, a la felicidad.

Hasta nunca, cierra la puerta al salir.

Demuestre que no es un robot

Acabo de publicar un comentario en un blog y me pide que demuestre que no soy un robot. Qué cosas ¿cómo se demuestra eso? ¿resolviendo un capchat de esos? yo diría que no y menos en esta época de inteligencias artificiales. ¿Siento lo que siento? ¿puedo creer en mi? ¿en que tengo un corazón? ¿en que mis sentimientos son reales?

Dudar es humano, también confiar y por supuesto sentir. ¿Si fuera un robot se me pondría la piel de gallina cuando me susurrasen al oído? ¿Podría tener miedo? ¿se me partiría el corazón viendo a alguien sufrir? ¿Está abocada la humanidad a dejar de ser humana para ser eficaz? ¿Para consumir más debemos sentir menos?

Releo lo escrito y me cuesta encontrar afirmaciones, son sólo dudas y preguntas. Supongo que es la prueba de que soy humana.