Las palabras no tienen medida, pueden ser innecesarias para demostrar amor, imprescindibles para pedir perdón, nada comparado con gestos... Palabras y palabras que brotan, que mueren, que se ahogan en silencios, que se escapan como la diarrea. Palabras que acercan o alejan, que se malinterpretan o que sobreentienden... palabras perdidas, palabras prestadas...

Una palabra para acabar con una relación: adiós.