El deseo fluye entre mis piernas, esperando aplacar la sed de algún peregrino.