Pura poesía es mi lengua en tu cuerpo, versos escritos a gemidos que jamás podrán ser reproducidos.

Pura poesía son tus ojos humedeciendo mis entrañas sin que pueda hacer nada por evitarlo.

Pura poesía son tus dientes aprisionando mis pezones haciendo que suplique que sigas en vez de que pares.

Pura poesía, puro engaño, pura fantasía.