Piernas abiertas y corazones cerrados, qué se puede esperar en esta era de la comunicación que nos ha traído más soledad que nunca.