Cuando veo que a alguien se le cala el coche sonrío, no porque me burle o me alegre de la desgracia humana, sino porque es algo que a todos nos pasa.