A escasos dos cm estaban sus labios y sin embargo les separaba un mundo.