Sentirte tan pequeña que acabas por desaparecer.