Quererse a uno mismo es difícil porque conocemos nuestras propias miserias.