El cheposo va a mi gimnasio... ¡¡¡argggg!!! años yendo y nunca me había cruzado con él.

El karma me odia.