Pronto hará un año (por diciembre) que alguien me prometió una cosa, que no ha cumplido y todavía tiene los santos cojones de llenarse la boca con frases del tipo "yo siempre saldo mis deudas". Pues no, no saldas tus deudas, además de no cumplir, mientes.