Léeme los labiosLéeme los labios

Ir al contenido | Ir al menú | Ir a la búsqueda

lunes 30 septiembre 2013

Mar-rón

De vez en cuando aún te busco, para cabrearme creo, porque es lo que termina pasando. Te leo y pienso que fuiste un gilipollas, pero que la estúpida fui yo, por fijarme en ti, por creer en la química, por dejarme llevar por el espejismo de unos ojos que parecían no mentir.

Ojos y miradas, una de mis obsesiones. Mis ojitos marrones, que nunca serán ni azules ni verdes, ni color miel ni negros, son marrones, esos ojitos que se llenaron de lágrimas, esos ojitos que despiden melancolía cuando me descuido, esos, en los que un día pensé que te perdías.

Suena una canción de desamor y pienso en ti, y que por desgracia no habrás aprendido la lección.

Pensamientos II

El problema de tener corazón es que viene cualquier gilipollas y lo okupa.

domingo 29 septiembre 2013

Hay que verlo

Lo que os voy a poner es duro, a mi me lo parece pero imprescindible. Son 27 mujeres que sobrevivieron a un ataque sexual. Algunas siendo niñas, otras por ser lesbianas, pero todas supervivientes. Cada fotografía con una frase que su atacante les dijo...

domingo 22 septiembre 2013

Damien Rice

No importa cuánto tiempo pase, esta canción siempre consigue emocionarme, hace que quiera llorar y que me den un abrazo que me deje sin respiración. Hay canciones que te marcan y sin duda, ésta es una de ellas

viernes 20 septiembre 2013

Ya tengo nueva canción para el gimnasio

No sé qué tiene esta canción que desde que la escuché ayer la tengo en reproducción continua... ¡Al ipod de cabeza!

lunes 16 septiembre 2013

Pensamientos I

La atracción es como la vida, surge en los lugares más insospechados.

domingo 1 septiembre 2013

Sombras

Escribo con las luces apagadas esperando que mis deseos se pierdan por mi habitación y no logren huir. Que graciosos son, algunos pequeños, algunos grandes, todos revoltosos. Los siento mirándome, con ojos curiosos preguntándose por qué no hago nada por atraparlos, por qué les dejo revolotear por mi habitación.

Si pudiera hablar con ellos les explicaría que tengo demasiado miedo de perder esto que llamo seguridad, pero no puedo asi que les dejo hacer. Permito que aparezcan en mis sueños y que jueguen con mis emociones, me dejo llevar a veces, pero siempre viene mamá razón y papá miedo para espantarlos

Cuando estoy tan cansada que no tengo ni siquiera fuerzas para pensar se acercan tanto que puedo notar como me hacen cosquillas con sus naricitas en los pies, noto su aliento en mi cuello, siento como olisquean mi pelo, pero llega la mañana y desaparecen. Se esconden en ese cuaderno donde pintaba bocetos de ilustraciones para cuentos que jamás escribí, en las cuerdas de la guitarra que nunca aprendí a tocar, en el lbro de Murakami que no soy capaz de terminar y asi todos los días, hasta que envejezcan y mueran o yo me decida atraparlos.