Si las palabras se las lleva el viento ¿por qué las tengo grabadas en mi pecho?