Película altamente recomendable, impecable y absolutamente Pixar. Pixar aparentemente hace películas para niños con guiños para adultos cuando en realidad lo que hace es historias genialmente construidas que tienen varias lecturas. Por lo que en una lectura superficial gusta a los niños, y en una más profunda a los adultos.

He de reconocer que yo estoy sensible, porque lloré, tanto en la película en sí como en el corto previo a la misma. Pero aún a pesar de que estoy sensible es que me parecieron tan bonitos los dos. El corto es maravilloso y la película super tierna. A lo mejor los amantes de los videojuegos esperaban más cosas frikis pero yo no y me entretuve como una enana.

No seais vagos e id a ver Rompe Ralph