En ocasiones la verdad llega a tu vida de la mano de un desconocido. La idea que viene a mi mente es la de una botella con un mensaje dentro que aparece en una orilla y tú lo lees y te das cuenta de que tiene razón. A veces es agradable que te recuerden que molas, que eres guapa, que tienes gracia. Es maravilloso saber que te echan de menos, que alguien que es importante para ti siento lo mismo que tú y te tiene cariño. Demasiadas veces se da por supuesto que la gente sabe lo que sentimos al igual que con excesiva frecuencia evitamos ciertas conversaciones, para no oír o para no decir.

Y hay momentos en lo que todo es negro y se ilumina una lucecita que nos recuerda, que todo, hasta lo malo pasa, que sonreír es gratis y que la vida es un regalo que no se debe malgastar.