Me perdí en las promesas de tus ojos, en la ternura de tus caricias y en la dulzura de tus besos, bastó la hiel de tus miedos para despertarme sumida en un infierno.