¿Alguna vez os habéis sentido tan cansados como para desear tirar la toalla y mandarlo todo a la mierda? Y no sólo todo, a todos también. Es ese momento de hastío en el que no puedes más, te sobrepasan las situaciones y sientes que lo has dado todo y que no puedes más.

Para mi es un tema recurrente e importante el de saber retirarse a tiempo, porque creo que en ocasiones no lo he hecho, sobretodo con personas. Me he obcecado en quedarme ahí, a intentarlo cuando ya no se podía reanimar al muerto, que en este caso era la relación, ya fuera de amistad o de pareja.

No sé asumir cuando algo se acaba, cuando hay que decir basta, cuando ya no merece la pena luchar. Y creedme, parar a tiempo ahorra mucho tiempo y energía y sufrimiento innecesario.

Hoy es uno de esos días en los que me pregunto ¿merece la pena todo esto que estoy haciendo?