A veces incluso en los días más mierda se pueden acabar sonriendo. Es extraño en ocasiones, cuando todo se ve negro y aparece una luz, aunque sea la de un cigarrillo encendido.