Hay pocas cosas más desgarradores que descubrir que ESA persona no era tan especial como creías y que nunca le importaste.