¿Las cosas demasiado complicadas merecen la pena? ¿Se debe luchar por algo, por muy bueno que sea, que exige mucho sacrificio y esfuerzo cuando además los posibles resultados son intangibles?

Yo ando todavía preguntándomelo