Pues sí, un fin de semana más que tengo libre y una vez más un mar de dudas acerca de dónde ir, qué hacer y cómo hacerlo. Soy tan lo peor y tan pequeño gran desastre...

La verdad es que no me apetece viajar sola, pero todo indica que es lo que me va a tocar. Me muevo entre la playa o Europa y ahí ando. Retorciendo posibilidades, mirando albergues y vuelos y tratando de tomar una decisión... con lo que me cuesta. Ojalá las decisiones fueran pequeños trozos de brownie, asi no sería todo tan difícil.

La verdad es que no estoy preparada, ni para los 29 años que cumplo esta semana, ni para irme de viaje, ni para casi nada. Como dirían los Beatles "Help!"