Siempre he afirmado que el motivo de que me pase el día besando el suelo tiene que ver con que tengo el centro de gravedad mal situado y por eso me esmorro. Sinceramente creo que lo de mi centro de gravedad se aplica también a mi vida. Normalmente le doy importancia a cosas que no la tienen, o a personas. El centro de gravedad de mi vida debería ser yo, mi bienestar y mi felicidad.

Soy una persona que he pasado por muchas cosas y aun asi me resulta muy fácil volver a las viejas costumbres, esas costumbres que no me han aportado nada bueno. Últimamente hablando con un amigo incide mucho en el hecho de que me fustigo, y es cierto. Lo he hecho siempre y me resulta tan cómodo volverlo a hacer. Y nunca me ha servido especialmente para nada. Probablemente soy la persona más cruel que conozco, lo bueno es que lo soy conmigo misma. Parafraseando a Pink "i'm a hazard for myself"

El ser humano es un animal de costumbres y eso es tremenda y dolorósamente cierto, nos sentiremos más cómodos en situaciones conocidas por malas que hayan sido. Lo que pasa es que en mi caso no puedo volver a lo de siempre. Tengo que entrar en vereda.

En este lunes en el que mi cumpleaños se aproxima he decidido varias cosas, la primera, volver a algo que me dio muy buenos resultados que es dejar de fustigarme y la segunda intentar ser menos trascendente y tomarme las cosas menos en serio. Espero conseguirlo. Pasad el menor calor posible =)