Ya sabéis que yo soy una chica muy musical y ahora mismo estoy escuchando a Lori Meyers. No sé si lo sabéis pero yo soy poco de música en Español, pero ayer fue a un festival a ver a mis amados chicos de Supersubmarina y en dicho evento además de ver a mi nueva obsesión pude ver a Iggy Pop y a los chicos de Lori Meyers.

La verdad es que iba a ir aunque fuese sola, pero por suerte me acompañó un amigo y me alegro tanto de haber ido. Me lo pasé genial y me parecieron tan buenos. Me muero de ganas de volverlos a ver. Llevo días con la garganta hecha mistos debido a los cambios de temperatura y sin embargo ayer canté y berré como si no hubiese mañana. Chillé hasta que me dolió el estómago, hasta que pensé que me iba a romper. Sinceramente no sé si son ellos o si soy yo, creo que lo segundo. Soy una puta obsesa y cuando algo me gusta, me gusta y no lo puedo evitar, ni quiero. Me dejo llevar, lo doy todo y por desgracia eso no se aplica sólo a la música.

Sinceramente creo que ese uno de mis grandes defectos, lo fácil que es acceder a mi corazón, lo mucho que me gusta pintar sonrisas. No sirvo para el mundo moderno.