Hace poco realicé una escapadita y me reencontré con una persona a la que aprecio muchísimo. Fue una tarde super agradable regada con unas pocas cervezas y muchas risas. Recuerdos, esperanzas y algún cotilleo y al final un abrazo sincero y yo pienso "qué bonito"

Me siento tan bien ahora mismo (aunque tengo días malos) Me siento mejor que nunca físicamente y mentalmente. He aprendido mucho y ahora mismo siento que ciertos episodios de mi vida están cerrados. No los puedo borrar, pero están superados, ya no hay dolor. Simplemente está ahí y no necesito recordarlo, no necesito pensar en ello, está atrás. Yo ya no soy esa persona y me alegro.Es liberador ser capaz de soltar lastre y esos recuerdos y sus protagonistas eran eso: lastre.

Sonreíd, ya sea porque veis un gatito, porque vuestro hijo hace una monería, porque os gusta vuestro trabajo, por un chiste, por lo que sea, pero siempre hay un motivo para iluminar el mundo con una sonrisa.