En ocasiones la decepción se viste de rutina y embarga nuestra alma con desilusión.