Qué difícil se hace hablar cuando no se tienen ganas.